Todo lo que la ciencia sabe del COVID-19 en aviones… hasta ahora

por | Oct 11, 2021 | Vivir Mejor

¡Atención, viajeros! Desde que comenzó la pandemia, muchos han anhelado datos confiables acerca de los riesgos del COVID durante viajes aéreos. Hoy, en la  medida que las fronteras comienzan a abrirse, las últimas investigaciones sugieren que las aerolíneas podrían adoptar nuevas políticas para proteger mejor a sus pasajeros. ¡Todos abordo!

Los científicos han encontrado un fuerte aumento en la posible propagación del COVID durante el servicio de comidas a bordo, cuando todos se han quitado las mascarillas. A su vez, poseen cada vez más evidencia sobre la importancia de las precauciones de contagio al momento del embarque y desembarque. 

Por suerte, las posibilidades de propagación viral a bordo de los aviones siguen siendo muy bajas – pero los nuevos trabajos publicados en revistas médicas sugieren que no son tan bajas como se creyó al comienzo de la pandemia. «En este punto, aún es seguro viajar si se toman las precauciones adecuadas», dice Mark Gendreau, director médico del Beverly Hospital, en Estados Unidos, y experto en medicina aeronáutica. “Pero también creo que podría ser más seguro”. 

EN EL CIELO, CUIDA TU APETITO

Mientras los países relajan sus restricciones aéreas frente a los viajeros vacunados, más y más personas optaran por vuelos largos… con comida incluida. Un reciente estudio médico conducido por la Universidad de Greenwich en Londres descubrió que el riesgo de transmisión viral aumenta en un 59% durante vuelos de 12 horas, los cuales incluyen una hora de servicio de comidas, en comparación con vuelos donde la gente permanece con mascarilla durante todo el trayecto

La investigación, publicada en el Journal of Travel Medicine, modeló la dispersión en aerosol en una cabina aeronáutica. Descubrió que, si todos los pasajeros utilizan mascarilla durante las 12 horas del vuelo, la probabilidad de infección promedio puede reducirse en un 73% (y 32% si las mascarillas son de baja eficiencia). 

El problema aparece cuando todos se sacan sus mascarillas al mismo tiempo. Los investigadores sugirieron una solución simple para el dilema: dividir las comidas en partes, de manera que sólo la mitad de los pasajeros coma en un momento, y el resto permanezca enmascarado. 

Sin embargo, al parecer más de un hambriento pasajero cree que no puede soportarlo, por lo que las aerolíneas han planteado que continuarán con el servicio estándar de comidas de una hora. Los pasajeros que sí deseen protegerse pueden hacerlo al evitar comer al mismo tiempo que su vecino de asiento, a menos que sea alguien que ya conocen. 

CUIDADO AL ABORDAR

Estudios publicados recientemente también han demostrado que el embarque y el desembarque presentan más riesgo de transmisión que cuando el avión está en el aire. ¿Quién lo diría? 

Esto se debe a que las personas se agrupan y respiran unas encima de otras, especialmente al resoplar por el esfuerzo que supone guardar equipaje pesado en los compartimentos superiores. Cuando estás sentado, sin embargo, los sistemas de ventilación de la aeronave -originalmente diseñados para eliminar rápidamente el humo de cigarrillo de las cabinas- son muy efectivos para mover el aire hacia abajo, filtrándolo con un equipo de grado hospitalario y mezclándolo en un 50% con aire exterior antes de devolverlo a la cabina.

“Hemos estudiado la cabina de pasajeros y el sistema de ventilación con bastante rigor”, dice el Dr. Gendreau, a quien se le pide con frecuencia que revise estudios de viajes por sus colegas. Como advertencia, dice que los estudios publicados este año se hicieron en base a variantes antiguas del virus COVID-19, y no con la actual variante Delta, la más contagiosa. 

Estudios recientes han encontrado que el uso de mascarillas sí reduce el riesgo de infección, así como también el uso del ventilador de aire -esa boquilla de aire justo arriba de los asientos, la cual se puede ajustar en la mayoría de los aviones- permite una mejor dispersión de las partículas virales. Incluso si te da frío, vale la pena abrirlo a tope y apuntarlo hacia tu cara.

VIAJAR TIENE MALA REPUTACIÓN 

La difusión del COVID mediante viajes recibe mucha atención de los medios. Los expertos en salud pública proclaman que los aviones han propagado el virus pandémico por todo el mundo al transportar viajeros infectados. Además, a los viajeros les preocupa que un pasajero infecte al resto del avión, debido a los estrechos límites de la cabina. 

Pero, a la hora de la verdad, los riesgos parecen muy pequeños para la propagación a bordo. Una revisión reciente de la investigación médica publicada por el Journal of Travel Medicine el 3 de septiembre encontró 18 estudios en todo el mundo sobre la transmisión de COVID-19 en vuelos, los cuales documentaban 273 “casos índices” (pasajeros que llevaron el virus a bordo) y 64 “casos secundarios”; es decir, 59 pasajeros y 5 miembros de la tripulación infectados durante vuelos. 

La revisión incluyó una gran advertencia: la calidad de la evidencia de la mayoría de los estudios publicados fue baja debido al escaso rastreo de contactos. Con nueva información, los expertos en salud en viajes están planteando nuevas preguntas sobre los procedimientos de las aerolíneas. “Sabemos más, pero ha generado más dilemas y más desafíos”, dice la Dra. Aisha Khatib, experta en medicina de viajes de la Universidad de Toronto, en Canadá. 

CADA AEROLÍNEA HACE LO SUYO

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional, que representa a las aerolíneas, ha señalado que no existe una guía clara y explícita por parte de las autoridades que indique la mejor manera de hacer frente al virus

Debido a los problemas de congestión durante el desembarque, algunas aerolíneas en Europa les están diciendo a los clientes que permanezcan sentados hasta que se llame a su fila para desembarcar. Algunas aerolíneas estadounidenses lo intentaron en los primeros días de la pandemia – pero ahora, la tripulación simplemente se aparta del camino de la manada atronadora de pasajeros.

United Airlines señaló que les ha dicho a los pilotos que mantengan en funcionamiento los sistemas de ventilación de los aviones durante el embarque y desembarque para maximizar el flujo de aire. Aunque no todas las aerolíneas hacen eso. 

Michael Schultz, ingeniero del Instituto de Logística y Aviación de la Universidad de Dresde, en Alemania, ha estudiado ampliamente el embarque y el desembarque. Dice que el embarque estándar crea una cantidad sustancial de posibles transmisiones si un pasajero contagioso está presente. Las secuencias de abordaje aleatorias, donde los pasajeros no se apilan en las mismas filas al mismo tiempo, serían mejores para reducir la posible transmisión. 

Aún más importante sería restringir el equipaje de mano para que un pasajero no tenga dificultades para empujar su bolso en el compartimento superior, mientras respira encima de un pasajero sentado. La reducción del equipaje de mano puede reducir el riesgo de transmisión en aproximadamente un 75%. “Estoy decepcionado de que las aerolíneas no opten por enfoques científicos”, dice el Dr. Schultz.

Y tú, ¿te atreves a viajar?

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.

Shares
Share This