Porque seguirá siendo la habilidad más necesaria: conoce 4 formas de cultivar la resiliencia en 2022

por | Dic 20, 2021 | Vivir Mejor

Maimuna Majumder se sintió preparada cuando comenzó la pandemia del COVID-19 a inicios de 2020. Como epidemióloga de enfermedades infecciosas en la Escuela de Medicina de Harvard y el Hospital Infantil de Boston, ambos en Estados Unidos, había estado estudiando pandemias emergentes durante una década. Pero ésta fue personal.

El virus y el suicidio le hicieron perder a sus colegas durante la crisis sanitaria. Su tío pasó un tiempo hospitalizado en una unidad de cuidados intensivos en Bangladesh. Durante los largos días de trabajo, se olvidaba de comer durante 14 horas seguidas. Mientras tanto, la Dra. Majumder, una mujer musulmana de color que informa públicamente sobre la pandemia, enfrentó ataques y amenazas en sus redes sociales.

Para evitar derrumbarse por el estrés, se centró en su trabajo. Recurrió a los chats grupales con personas de ideas afines para obtener apoyo social. Dedicaba al menos 15 minutos al día a cuidarse a sí misma con actividades creativas, como pintar. Y abrazó el desarrollo de vínculos profundos con las personas con las que trabaja. Todos esos pasos, dijo, ayudaron a preservar su bienestar.

“Todos hemos pasado juntos por esta experiencia realmente traumática, pero haber pasado por eso juntos ha sido una experiencia realmente unificadora”, dijo. “Eso es algo por lo que estoy muy agradecida”. 

LA PANDEMIA DE SALUD MENTAL (Y SU CURA: LA RESILIENCIA)

La salud mental se ha convertido en su propia pandemia durante la pandemia, con tasas crecientes de ansiedad, depresión y agotamiento. Pero algunos estudios muestran que una parte sustancial de los adultos ha encontrado formas de funcionar e incluso prosperar, a pesar de lidiar con la crisis de salud global y la agitación social. Esta tendencia ilustra el potencial humano de lo que la psicología llama resiliencia, la capacidad de recuperarse de las experiencias negativas y soportar la adversidad.

Al igual que con cualquier crisis, algunas personas incluso se han vuelto más fuertes de lo que eran antes de la pandemia, con cambios positivos en la forma en que se ven a sí mismos, sus sentimientos sobre la vida o sus relaciones. Los psicólogos llaman a esta reacción “crecimiento postraumático”.

La buena noticia es que se puede cultivar tanto la resiliencia como la capacidad de superar la adversidad, ya sea en el mejor de los casos o en medio de una crisis. Los estudios sugieren que varias estrategias, como buscar apoyo social, cultivar una actitud positiva e interrumpir el estrés, pueden prepararte para mantenerse fuerte -o incluso fortalecerse- en tiempos difíciles. “La resiliencia es un conjunto de habilidades que uno desarrolla”, dijo el Dr. Steven Southwick, psiquiatra especializado en estrés postraumático en la Facultad de Medicina de Yale, Estados Unidos. “Y prácticamente cualquier persona puede aprender a ser más resistente”. 

  • CONSTRUYE UNA BUENA RED DE APOYO. 

Una semana después de que Canadá implementara las cuarentenas de COVID-19 en marzo de 2020, Simon Coulombe, investigador de relaciones laborales y psicología en la Universidad Laval, en Quebec, y Tyler Pacheco, un estudiante de doctorado en psicología de la Universidad Wilfrid Laurier, en Waterloo, comenzaron a encuestar a más de 1.000 adultos canadienses sobre su bienestar. Hicieron lo mismo un par de semanas después de eso, y nuevamente 2 meses después de que comenzara la pandemia.

Los participantes informaron mucho estrés por la inseguridad laboral o el miedo al virus, y para muchos, esos temores estaban relacionados con la sensación de que la vida había perdido algo de su significado. Pero el apoyo social y la interacción social resultaron proteger a las personas de parte de ese estrés. Incluso en las primeras semanas, según los datos que los investigadores aún no han publicado, casi la mitad dijo que había experimentado indicadores de crecimiento postraumático -como la sensación de haber ayudado a otros- y una gran razón para ello fue la familia y redes de amigos. “Esa tendencia persistió durante meses”, dijo el Dr. Coulombe.

“Es probable que algunas personas nazcan más resistentes que otras”, agregó, “pero hay mucho margen de espacio para apuntalarse, y generar apoyo social es uno de los mayores factores de protección, según décadas de estudios”.

  • ENCUENTRA MOMENTOS DE OPTIMISMO. 

Después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, según las encuestas, hasta el 70% de las personas dijeron que se sentían deprimidas. Pero el 60% también informó que sus relaciones se sentían más fuertes, junto con sentimientos de afecto por sus seres queridos. Basado en un estudio de varias docenas de estudiantes universitarios en ese momento, los investigadores concluyeron que la gratitud, el amor y otras emociones positivas en las semanas posteriores al evento, incluso en medio de problemas para dormir y concentrarse, proporcionaron un amortiguador crucial contra la depresión.

Para cultivar la positividad, los investigadores recomendaron buscar consuelo en las creencias espirituales o religiosas, realizar actividades agradables y hablar sobre los mejores momentosen terapia, si es necesario. El humor, la relajación y el pensamiento optimista pueden ayudar a evocar positividad y facilitar el afrontamiento en medio de tiempos difíciles, según estudios que datan de la década de 1990. En nuestra era pandémica, eso podría significar instalarse con amigos o familiares para ver su programa de comedia favorito.

Incluso si el optimismo no es algo natural para ti, es una habilidad que puedes cultivar, dijo George Everly Jr., psicólogo y experto en salud pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos. “Hay investigaciones en neurociencia que indican que incluso si naciste pesimista, puedes volverte optimista”, dijo. “Debemos salir de esto y decir: ¿Cuáles son las lecciones aprendidas?”. 

Mirar el lado positivo puede ayudar a las personas a entender lo que está sucediendo, dijo el Dr. Coulombe. “La pandemia fue tan perturbadora que algunas personas utilizaron esa perturbación como una forma de comenzar de nuevo”.

  • INTERUMPE EL CICLO DEL ESTRÉS. 

Reducir el estrés que sientes en respuesta a eventos traumáticos puede ser psicológicamente protector, dijo el Dr. Southwick, cuya investigación incluye el trabajo con instructores de las Fuerzas Especiales y personas que han sobrevivido a desastres naturales.

En el cerebro, dijo, el estrés crónico puede aumentar el volumen de algunas regiones a expensas de otras, reduciendo potencialmente nuestra capacidad para regular nuestras emociones, entre otros efectos. Pero técnicas como la meditación y los ejercicios de respiración (respiraciones lentas, profundas o exhalaciones prolongadas) activan regiones cerebrales responsables de la atención, las emociones y la autoconciencia. Esos cambios, a su vez, pueden interrumpir la progresión del miedo a la ansiedad y ayudar a facilitar la curación.

Vale la pena tomar medidas ahora para proteger su salud mental en el futuro, dicen los expertos. En un estudio de revisión de 2019, los investigadores informaron que los programas destinados a ayudar a los pacientes con cáncer a lidiar con el estrés y encontrar significado a sus experiencias condujeron a una mejor salud mental y una mejor calidad de vida. Y las habilidades que aprendes al prosperar después de un trauma pueden conducir a lo que los investigadores llaman una “espiral ascendente” de resultados positivos después de futuras tragedias. Los veteranos que experimentan un crecimiento postraumático después de un trauma tienen menos probabilidades de desarrollar estrés postraumático después de otro trauma, según una investigación del Dr. Southwick y sus colegas.

  • ACEPTA EL CAMBIO. 

“Nadie debería sentirse mal por sentirse deprimido”, dice el Dr. Southwick. La angustia extrema es un requisito previo para el crecimiento postraumático, y pueden pasar meses o años antes de que ocurra. El estrés y la aceptación suelen ocurrir al mismo tiempo. Pero una sacudida dramática en tu vida puede prepararte para reevaluar lo que importa, y eso puede ser bueno.

“Lo vemos en personas que han sobrevivido al duelo, desastres naturales, accidentes de vehículos, afecciones médicas” y entre los veteranos de combate y las personas que trabajan en el campo médico, dijo el Dr. Southwick. “Es posible que se encuentren pensando: soy más vulnerable de lo que pensaba. Pero soy más fuerte de lo que jamás imaginé «.

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.

Shares
Share This