¿Meditas? Hay buenas razones para comenzar a hacerlo este 2023

por | Ene 3, 2023 | Vivir Mejor

¿Cómo puede ser beneficioso para tu salud mental y física el simple hecho de sentarte en silencio y tratar de mantener tu mente enfocada en el presente? 

La respuesta puede ser desconocida, pero es cierto que al menos durante 5.000 años, las personas han practicado la meditación para el bienestar espiritual, mental y físico.

¿QUÉ ES EXACTAMENTE LA MEDITACIÓN?

La práctica espiritual de la meditación está estrechamente asociada con el budismo, que tiene sus raíces en Asia. La práctica finalmente llegó a los Estados Unidos y se popularizó en la década de 1960 con la práctica del zen, que es la meditación sentada, para crear paz interior y atención plena.

La meditación se basa en sentarse en silencio y prestar atención a la experiencia de estar vivo en el momento presente. «Prestamos atención a 3 cosas en la meditación: el cuerpo, la respiración y la conciencia», dice Norman Fischer, poeta, autor, maestro/sacerdote budista zen y fundador de Everyday Zen Foundation en San Francisco, Estados Unidos. «Esas 3 cosas están siempre activas y en servicio a lo largo de nuestra vida diaria. En la meditación, te detienes para sentarte, respirar y prestar atención a tu cuerpo. Hay tanta fuerza en el cuerpo, la respiración y la conciencia, y poco a poco, la encuentras”. 

LOS BENEFICIOS DE LA MEDITACIÓN

El mundo de la medicina convencional reconoce cada vez más los beneficios físicos y psicológicos de la meditación, incluida la reducción del estrés y la ansiedad, «lo que ralentiza los latidos del corazón», dice Fischer. «Te vuelves menos ansioso y distraído y, por lo tanto, puedes establecer buenos hábitos, como el ejercicio regular. La meditación puede ser la piedra angular para establecer un estilo de vida saludable y disciplinado».

“Y a través de la meditación, hay un autoconocimiento más profundo, más aceptación, una capacidad de tener empatía con los demás”, agrega. «Eso te ayuda a comunicarte e interesarte por otras personas, lo que significa que es mucho menos probable que tengas depresión o sentimientos de aislamiento».

Fischer señala que para las personas mayores, la meditación es particularmente poderosa e importante. «Cuando eres más joven, las tareas de la vida son actividades externas: establecer una familia, tu sustento, tu lugar en el mundo», dice. «Cuando eres mayor, esas tareas se han completado, y ahora tu tarea es descubrir quién eres y cómo ha sido tu vida, mientras te preparas para la vejez y la muerte. Encuentro a muchas personas mayores que están bastante motivadas para encontrar una paz interior en este momento de la vida».

Tim Burkett, autor y profesor guía en el Centro de Meditación Zen de Minnesota en Estados Unidos, ha experimentado el impacto de la meditación en su vida: «En primer lugar, físicamente, la meditación ha mejorado mi movimiento y equilibrio», dice Burkett. «No me detengo tanto en las cosas y paso menos tiempo preocupándome por el futuro o molesto por el pasado. Puedo estar presente en cualquier actividad que esté haciendo, donde sea que esté, y descubrir la calma que está en el centro de todo ser».

RECUPERAR LA NEUROPLASTICIDAD 

En su libro, Zen in the Age of Anxiety: Wisdom for our Modern Lives, Burkett cita investigaciones que muestran los beneficios de la meditación como una forma de restaurar la neuroplasticidad del cerebro.

«Cuando nacemos, nuestros cerebros tienen una increíble cantidad de plasticidad: la capacidad de adaptarse», dice Burkett. “A medida que envejecemos y adoptamos formas habituales de hacer las cosas, nuestros cerebros se endurecen, como si la plastilina que usamos cuando niños se endureciera con el tiempo. Y ya no tienen esa frescura o perspectiva”, señala. 

Con la meditación, el cerebro puede capturar la resiliencia original que teníamos cuando éramos jóvenes. No necesitamos perder nuestra apertura, alegría y libertad por caer en rutinas de hábitos y pensamientos.

FINALMENTE: CÓMO APRENDER A MEDITAR

Burkett enseña meditación a personas de todas las edades y etapas de la vida. 

Describe la simplicidad de la práctica, comenzando con sentarse en silencio con la columna erguida sobre un cojín o una silla, respirando profundamente y luego concentrándose. «La forma más simple de meditación es simplemente seguir tu respiración», dice. «Cada vez que tu mente divague -y está en la naturaleza de la mente divagar, así que no te preocupes- vuelve a tu respiración».

Esta es una meditación enfocada, con el foco en la respiración. Fischer dice que otras técnicas incluyen absorber la mente en algo tranquilo y agradable, como por ejemplo un lugar hermoso en el que has estado, imaginando que estás allí.

«Ese es un tipo de meditación que te aleja de los hechos de tu vida», dice Fischer. «También está la meditación de atención plena o mindfulness que, en lugar de alejarte de tu vida, estás presente y abierto a las dificultades y desafíos de la vida».

CÓMO INCLUIR LA MEDITACIÓN EN TU RUTINA

Hoy, la meditación es una práctica más común de lo que creemos. «Es bastante fácil obtener orientación, pero también puede ser abrumador con la cantidad de recursos», dice Fischer. «Animo a las personas a que vayan a un centro de meditación para aprender la práctica con otros y tener cierta responsabilidad. Mejorará sus posibilidades de meditar en lugar de estar solo. La mayoría de las personas terminan haciendo una combinación: por su cuenta y en un grupo. Por ejemplo, venir una vez al día, una vez a la semana o una vez al mes».

Lo más importante de la meditación, dice Fischer, es simplemente hacerlo. «La gente tiene una idea de cómo se supone que debe sentirse la meditación y luego se frustra», dice. «La meditación es cualquier cosa que suceda cuando estás sentado allí. Si te sientas y tu mente todavía está acelerada, está bien».

El experto sugiere configurar un cronómetro (de 15 a 20 minutos es realista) y comprometerse a tratar de meditar durante ese período de tiempo. «Si haces esto durante una semana, es casi seguro que si no puedes tener una mente totalmente tranquila, tu mente al menos estará un poco más tranquila de lo que estaba», dice Fischer.

También recomienda meditar por la mañana, cuando la mente está fresca. «Pero a algunas personas les gusta meditar al final del día, lo que puede ayudar a dormir, y puede ser una gran cosa si te despiertas en medio de la noche con insomnio», dice.

Si bien la meditación puede ayudarnos como individuos, Fischer cree que también puede ayudar a la sociedad en su conjunto: “En la sociedad actual, con tantos problemas sociales y ambientales, puede ser útil no reaccionar tan rápido», dice. «Cuanta más gente medite, mejor estaremos. La meditación ayuda a calmar el mundo«.

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Compártelo
Compártelo
Compártelo

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.