La vacuna protege, pero no te hace inmune… Mientras el virus siga circulando, te debes seguir cuidando

por | Abr 4, 2021 | Vivir Mejor

Más de 2 meses después de haber sido vacunado por completo contra el COVID-19, un médico de Nueva York, Estados Unidos, se despertó con dolor de cabeza y una sensación de fatiga pesada. Pronto le siguieron una fiebre y escalofríos, a medida que sus sentidos del gusto y el olfato comenzaron a desvanecerse.

Esto, pensó, no puede estar sucediendo. Pero ocurrió: el doctor dio positivo por el coronavirus en el examen.

«Fue un gran impacto», dice ahora el funcionario de la salud. Tenía muy claro que ninguna vacuna era perfecta – las inyecciones de Pfizer-BioNTech que recibió se habían encontrado con un 95% de efectividad. “Pero de alguna manera, en mi mente era el 100%”, confesó. 

UNA INFECCIÓN QUE SE ABRE PASO

Este médico neoyorquino se encuentra entre los pocos casos reportados de personas que han resultado infectadas después de haber sido vacunadas, ya sea parcial o incluso completamente. Más de 7 millones de personas en Chile han recibido al menos una dosis de la vacuna contra el virus, aunque aún no está claro cuántos de ellos tendrán una infección “disruptiva” (es decir, que avanza y rompe con lo esperado para después de haber sido vacunados), aunque 2 nuevos reportes sugieren que, en realidad, el número será muy pequeño

Un estudio encontró que sólo 4 de 8.121 empleados completamente vacunados en el Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, Estados Unidos, se infectaron. El otro descubrió que sólo 7 de los 14.990 trabajadores de UC San Diego Health y la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California, también Estados Unidos, dieron positivo unas cuantas semanas después de recibir una segunda dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna. Ambos informes, publicados la semana pasada en el New England Journal of Medicine, muestran qué tan bien funcionan las vacunas en el mundo real y durante un período de intensa transmisión.

NO TE DESPIDAS DE TU MASCARILLA (AÚN)

Estos casos “disruptivos”, aunque bastante raros, son un claro recordatorio de que las personas vacunadas no son invenciblesespecialmente cuando el virus continúa ampliamente en circulación. “Sentimos muy firmemente que estos datos no deben llevar a la gente a decir: ‘Vamos a vacunarnos todos y luego podemos dejar de usar mascarillas’, dice la Dra. Francesca J. Torriani, especialista en enfermedades infecciosas que dirigió el estudio de California. “Estas medidas deben continuar hasta que se vacune a un segmento mayor de la población”.

Sólo algunas de las personas que dieron positivo en el estudio de California mostraron síntomas y, aún así, tendían a ser leves, lo cual sugiere que las vacunas actúan de manera protectora. Esto se suma a la evidencia recopilada durante el período de ensayo de los laboratorios, en los que las infecciones “disruptivas” fueron leves y no requirieron hospitalizaciones. Algunas personas ni siquiera mostraban ningún síntoma y se descubrieron contagiados tan sólo a través de pruebas, como parte de su atención médica.

¿Qué significa la ausencia de síntomas? Se presume que la vacuna está haciendo exactamente lo que se supone que debe hacer: evitar que las personas se enfermen, incluso aunque no pueda evitar por completo que el virus las infecte. 

LA INVESTIGACIÓN NO SE DETIENE

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades Estadounidenses tienen un pequeño equipo que estudia los casos más importantes, dijo una portavoz de la agencia, Kristen Nordlund. Y, el día de hoy, una de las preguntas que se encargan de responder es si las variantes particulares del coronavirus podrían desempeñar un papel en estos casos “disruptores”. 

«Actualmente, no hay evidencia de que el contagio de COVID-19 después de la vacunación esté ocurriendo debido a mutaciones en el virus”, indicó Nordlund. En los próximos meses, se espera que Pfizer y Moderna publiquen datos que indiquen la frecuencia con la que las personas vacunadas se infectan con el virus, incluso si no presentan síntomas. 

Las compañías han estado probando a los participantes en sus ensayos de vacunas para detectar anticuerpos contra una proteína llamada “N”, la cual es parte del coronavirus, pero no parte de la vacuna. Encontrar esos anticuerpos significa que una persona vacunada ha sido infectada por el virus. Además, a algunos voluntarios de los estudios también se les limpia la nariz con regularidad para detectar una infección viral activa.

Otra pregunta es qué tan efectivas son las vacunas en personas cuyo sistema inmunológico se ha debilitado por enfermedades o medicamentos, dijo el Dr. William Schaffner, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt, Estados Unidos. Los casos “disruptores” pueden ocurrir en esas personas porque sus cuerpos no logran producir una reacción potente frente a la vacuna. “Y es asombroso cuán generalizada es la inmunodeficiencia”, dijo el Dr. Schaffner. Llamó a la condición “un testimonio de la medicina moderna”, porque muchos pacientes que la padecen están siendo tratados con éxito por afecciones que no hace mucho tiempo los habrían matado.

Mientras los expertos se dedican a no dejar cabos sueltos, el médico que se infectó en Nueva York a pesar de la vacunación completa, permaneció aislado en su casa durante casi 2 semanas. Describió su enfermedad como relativamente leve y dijo que fue tratado con anticuerpos monoclonales para combatir el virus. “Si la peor gripe es un 10, esta fue apenas un 4”, dijo.

De todas formas, le atribuye todo el crédito a las dosis recibidas: “Sin la vacuna, habría estado más enfermo. Habría temido por mi vida”, relató. “Pero no tuve ni un momento de ansiedad. Saber que no vas a morir – eso es un logro muy importante”, concluye.

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.

Shares
Share This