El optimismo y la esperanza no son lo mismo… pero, ¿sabes cuál tiene más poder sobre el futuro?

por | Nov 1, 2021 | Vivir Mejor

Durante la guerra de Vietnam, un vicealmirante de la Marina de los Estados Unidos que estuvo detenido durante más de 7 años en una prisión de Vietnam del Norte notó una tendencia sorprendente entre sus compañeros de prisión: algunos de ellos sobrevivieron a las espantosas condiciones; otros no, a pesar de ser los más optimistas del grupo. Como el vicealmirante, James Stockdale, dijo más tarde: “Ellos eran los que decían ‘Saldremos en Navidad’. Y llegaba la Navidad y se iba, luego la Pascua llegaba y se iba, y luego era Navidad otra vez. Murieron de un corazón roto’”. 

Quizás has visto una versión menos trágica de este mismo patrón durante el último año, desde que el COVID-19 pasó de ser un mero inconveniente temporal para transformarse en una nueva forma de vida. Las personas que más han sufrido han sido los optimistas que siempre han predicho un regreso a la normalidad, sólo para decepcionarse a medida que la pandemia se prolonga. En cambio, algunas de las personas que han hecho lo mejor han sido francamente pesimistas, pero han prestado menos atención a las circunstancias del mundo exterior y se han centrado más en cómo perseverar.

NO SON SINÓNIMOS

Aunque la gente suele usar las palabras “esperanza” y “optimismo” como sinónimos, no es tan así. En un artículo de 2004 en el Journal of Social and Clinical Psychology, 2 psicólogos utilizaron datos de encuestas para analizar ambos conceptos. Determinaron que “la esperanza se enfoca más directamente en el logro personal de metas específicas, mientras que el optimismo se enfoca más ampliamente en la calidad esperada de los resultados futuros en general”. En otras palabras, el optimismo es la creencia de que todo saldrá bien –la esperanza no asume tal suposición, pero es la convicción de que uno puede actuar para mejorar las cosas de alguna manera.

La esperanza y el optimismo pueden ir de la mano, pero no es necesario. Puedes ser un optimista desesperado que se siente personalmente impotente, pero que asume que todo saldrá bien. Puedes ser un pesimista esperanzado que hace predicciones negativas sobre el futuro, pero confía en que puede mejorar las cosas en su vida y en la de los demás.

EL PODER DE LA ESPERANZA

Gran parte de las investigaciones que han vinculado el optimismo y la prosperidad humana pasa por encima de las diferencias entre optimismo y esperanza. Pero excluir los 2 conceptos tiende a mostrar diferentes niveles de beneficio: un estudio de la revista Psychological Reports mostró que, aunque tanto el optimismo como la esperanza reducen la probabilidad de enfermedad, la esperanza tiene más poder que el optimismo al hacerlo.

Dado que la esperanza implica una acción personal, sus vínculos con el éxito individual no deberían sorprendernos. En un informe de The Journal of Positive Psychology en 2013, los investigadores que definen la esperanza como “tener voluntad y encontrar el camino” encontraron que los empleados y empleadas con mucha esperanza tienen un 28% más de probabilidades de tener éxito en el trabajo y un 44% más de probabilidades de gozar de buena salud y bienestar. Un estudio de varios años de estudiantes de 2 universidades en el Reino Unido encontró que la esperanza -medida en respuesta a medidas autoevaluadas como «persigo mis metas con energía»- predijo con mayor exactitud el rendimiento académico de los participantes, mejor que la inteligencia, la personalidad o incluso el rendimiento anterior.

Pero más que una agradable cualidad, carecer de esperanza es desastroso. En un estudio de 2001 de adultos mayores mexicanos y estadounidenses, el 29% de los que los investigadores clasificaron como «desesperados» según las respuestas de la encuesta (la cual respondieron entre 1992 y 1996) habían muerto en 1999, versus el 11% de los que tenían esperanzas, incluso después de corregir por edad y estado de salud autoevaluado.

PRACTICA TU ESPERANZA

Algunas personas creen que tener esperanza es cosa de suerte, algo con lo que naces. Otras personas aseguran que, al igual que ser optimista -un estudio descubrió que el optimismo es 36% genético-, la esperanza es simple: la tienes o no la tienes. 

Sin embargo, para muchas otras personas, la esperanza es una decisión, que surge del compromiso y la fuerza de voluntad. ¿Quieres aumentar tu esperanza de una mejor vida y del futuro? Puedes comenzar siguiendo estos pasos:

  • Imagina un futuro mejor y detalla lo que lo hace posible.

Cuando te sientas un poco desesperado, comienza por cambiar tu perspectiva. Digamos, por ejemplo, que la ciudad en la que vives y amas está teniendo problemas con la falta de vivienda, y cada vez más vecinos se encuentran sin refugio. Fácilmente podrías concluir que la situación no tiene remedio, pero puedes hacer más por la felicidad de tus vecinos y la propia si, en cambio, imaginas una ciudad donde menos personas están recurriendo a vivir en la calle y todos tienen una mejor calidad de vida.

En lugar de disfrutar del resplandor de una ciudad ficticia y dejarlo así, haz una lista de los elementos específicos que deberían mejorar, como viviendas más asequibles, mejores políticas y regulaciones públicas, o más atención al abuso de sustancias y las necesidades de salud mental.

  • Imagínate a ti mismo tomando medidas al respecto.

Si llegas al Paso 1 y te convences a ti mismo de que vienen tiempos mejores, te habrás comprometido con el optimismo, pero no con la esperanza. Visualizar un futuro mejor no lo hará real por sí solo. Pero puedes ayudar al mundo cuando nuestro comportamiento personal cambia de la queja a la acción. Por lo tanto, el segundo paso de este ejercicio es imaginarse a sí mismo ayudando de alguna manera plausible a lograr un futuro mejor, aunque sea a nivel micro.

Imagínate como voluntario en un comedor de beneficencia un día a la semana, abogando por mejores políticas en el gobierno de tu ciudad o haciendo que la difícil situación de las personas sin hogar sea más visible en su comunidad. Evita las ilusiones de ser el salvador invencible –en cambio, imagina ayudar a una persona real, convencer a un legislador o aumentar la compasión de un conciudadano.

  • Actúa. 

Toma tu gran visión de mejora y tu humilde ambición de ser parte de ella de una manera específica y ejecútala acorde al plan. Sigue tus ideas para ayudar a nivel de persona a persona y recuerda: intenta al menos 2 o 3, ya que tu primera idea probablemente puede resultar inviable o poco realista.

Tu acción específica puede parecer un ejercicio inútil porque es muy pequeña, pero esa es la voz de la desesperanza dentro de tu cabeza. Combátelo con las palabras de Thérèse of Lisieu: ella enfatizó que la magnitud de un acto no es sólo su impacto mundano sino el amor con el que lo emprendes. Tu pequeño camino cambiará tu corazón y tal vez infecte los corazones de los demás, especialmente cuando vean el efecto que tiene en ti practicar la esperanza y el amor.

Pero de todas las monjas, quizás la que mejor lo resume es la Madre Teresa: “No busques cosas grandes, sólo haz las pequeñas con gran amor”.

En 1891, la poeta Emily Dickinson escribió que la esperanza es algo inmerecido con lo que siempre podemos contar: “La esperanza es la cosa con plumas / Que se posa en el alma / Y canta la melodía sin las palabras / Y nunca se detiene – para nada”. 

El sentimiento de Dickinson es hermoso, pero no del todo exacto. Para algunas almas afortunadas, el optimismo aparece sin ser invitado y hace un nido. Pero la esperanza requiere que le hagamos un nido y que le echemos un poco de alpiste. Si trabajamos para lograrlo y de hecho se enciende en nuestros corazones, no hay canción más dulce en un mundo disonante.

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.

Shares
Share This