Culpar al 2020 es malo para la salud

por | Dic 28, 2020 | Vivir Mejor

“A la m*erda el 2020”. Está bien, puedes decirlo. Todo el mundo debe haber pronunciado las mismas palabras en algún momento de este año, al menos una vez. Otros, quizás, lo hicieron varias veces. Entre la pandemia de COVID-19, los desastrosos efectos del cambio climático, la molestia social y la creciente polarización política, el 2020 pareció ser una sucesión constante de malas noticias. 

Es difícil absorber tanto en tan poco tiempo. «Hay una gran cantidad de buenas investigaciones que demuestran que la imprevisibilidad y la incertidumbre son las formas más infalibles para abrumarnos, angustiarnos y deprimirnos«, dice Cortland Dahl, PhD, científico investigador de la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos. 

Para dar sentido al caos y al temor, nuestro cerebro busca patrones – una manera sencilla de explicar lo que está sucediendo. “Si hay un atajo fácil por tomar, lo tomamos. Y eso es útil, porque a menudo nos da patrones que podemos ver en el mundo”, dice Regine Galanti, PhD, psicóloga clínica y autora de Anxiety Relief for Teens.

Y sorpresa: uno de esos atajos es culpar al 2020. 

¿CREER EN MAGIA?

Jelena Kecmanovic, PhD, psicóloga clínica y profesora adjunta de psicología en la Universidad de Georgetown en Estados Unidos, compara culpar al 2020 con establecer las resoluciones de Año Nuevo. Ambas prácticas se centran en la creencia de que el cambio de año en sí puede traer un mejor resultado. “Cuando se usa con moderación, este pensamiento no es necesariamente perjudicial”, dice la doctora. «Todos necesitamos un poco de falsa esperanza de vez en cuando».

Esta ciega creencia de que los eventos negativos de este año son causados por el año en sí y que, por lo tanto, mejorarán apenas se acabe, es un ejemplo de lo que en psicología se conoce como “pensamiento mágico”. Este no es inherentemente malo – es lo que alimenta las supersticiones más inofensivas. Sin embargo, si ves el problema como algo tan lejano, a un nivel en que eres impotente frente a él, ninguna “magia” te ayudará y el mecanismo de supervivencia será inútil.  

UNA FORMA DE IMPOTENCIA

Por más inofensivo que parezca asignar los problemas del mundo al año, el acto de hacerlo no ayudará a tu salud mental. Es más, incluso puede dañarlo. 

En respuesta a la exposición repetida de eventos estresantes que las personas perciben como fuera de su control, algunas desarrollan la incapacidad de cambiar o alterar su situación – incluso cuando se les presentan opciones que podrían impactar positivamente en el panorama. Esta conducta, conocida como ‘desesperanza aprendida’, puede generar una sensación de desamparo que, a su vez, podría transformarse en una depresión. 

Según la teoría de la desesperanza en la depresión, factores ambientales negativos -como sería en nuestro actual escenario una pandemia mundial- pueden provocar síntomas depresivos. Pero para desarrollar depresión completa, debes creer que estos eventos afectan toda tu vida y que la situación fue causada por algo que no se puede cambiar… como creer que los problemas de este año fueron causados ​​por el simple hecho de ser 2020.

«Al poner toda tu esperanza en algo que está fuera de tu control, estás poniendo toda la esperanza en cosas externas con las que no tienes nada que ver», dice Kecmanovic. «Entonces, ¿qué pasa si el 2021 no mejora las cosas? Entonces te quedas con esta profunda sensación de decepción, pérdida y tristeza, y puede empeorar hasta convertirse en una fuerte depresión».

ASIGNAR SENTIDO PARA TOMAR EL CONTROL

En lugar de culpar al 2020, un mejor enfoque para manejar las malas noticias es desarrollar estrategias de afrontamiento saludables, que se centren en tus valores y en lo que sí puedes controlar.

«No es necesario resolver el cambio climático, la injusticia ni una pandemia mundial en el mismo día», dice Galanti. «Y si te quedas intentando eso, entonces no estás aceptando las cosas, probablemente estás rumiando y lamentándote, y eso te hará sentir mucho peor».

Puede parecer pequeño en comparación con los desafíos aparentemente insuperables del 2020, pero si estás luchando por encontrar un significado, vincular los pequeños comportamientos a sus valores puede ayudarte a sentir que estás logrando algo importante.

Si la salud es uno de tus valores, intenta conectarlo con una acción sencilla como usar mascarilla. Ahora, en lugar de usar una porque es obligación, estarás actuando de acuerdo con tus valores. Estás tomando una acción que puede proteger tu salud y la de los demás. También estás ejerciendo control sobre una situación que anteriormente te hacía sentir impotente.

“Todo lo que se necesita es esta actividad, que puede parecer mundana, y de pronto parece profundamente significativa, porque la has conectado con una motivación personal”, dice Dahl. Así que ya sabes: la próxima vez que te sientas abrumado por los noticieros, recuerda tus valores y pregúntate a ti mismo qué puedes hacer en la próxima hora, al día siguiente, a la semana siguiente, al año siguiente, dice Kecmanovic. 

Es fácil convencerse de que estos pequeños pasos no tendrán mucho impacto – pero concentrarte en lo que está bajo tu control es una forma mucho mejor de decir “a la m*erda el 2020” que rendirse, tirar la toalla y esperar que mágicamente todo esté mejor para el próximo año.

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.

Shares
Share This