“Yo no sueño con trabajo”: El meme que cuestiona nuestra visión del mundo laboral

por | May 23, 2022 | Nuevas Miradas

¿Estás dispuesto a aceptar la posibilidad de que estás equivocado en algo?

Si te encuentras en un grupo de 10, 100 o 1.000 personas, ¿sería correcto asumir que cada uno de ustedes está equivocado en algo en este preciso momento? Probablemente, puesto que todos han estado equivocados en muchas cosas antes. El problema es que no saben en qué. 

Esa observación tan simple -“Estoy equivocado, pero no sé en qué aún”- debería producir cierto grado de humildad… y cierta disposición a escuchar.  

Segunda pregunta: Qué valoras más, ¿la verdad o tus propias creencias? Porque no son sinónimos. Si estamos equivocados acerca de algunas cosas -todas tus creencias acerca de todo- tus creencias no son sinónimo de la verdad. 

Si valoro mis propias creencias más que la verdad, voy a defenderme a mí mismo hasta la muerte. ¿Y por qué habría de escucharte?

Con nada más que estas 2 preguntas, podemos ayudar a nuestras mentes a pasar de la certeza a la incertidumbre, encontrando lagunas en la comprensión que ayudan a que nuestra curiosidad se encienda. Para tener la oportunidad de escuchar realmente otras creencias, enseña el filósofo David Smith, debes valorar la verdad más que tu propia opinión, y debes llegar con cierta humildad. 

FORMAS DE MANTENERTE CURIOSO

Para que sean más útiles y vivas, nuestras opiniones -en particular las políticas- deben estar en una curiosa conversación entre sí. Cuando estamos divididos, parece que la política se trata exclusivamente de frenar al otro lado. Pero, en esencia, la política se trata de cómo coexistimos sabiamente, cómo creamos sociedades que nos apoyen en todas nuestras diferentes prioridades y preferencias.

La clave es centrarse en la curiosidad y la comprensión. Es el único enfoque que valora a otras personas como personas, al darles el espacio para ser quienes son. La incertidumbre que busca la verdad llega más rápido que la certeza que la afirma. “Estamos más íntimamente ligados el uno al otro por nuestras dudas afines que por nuestras valientes conclusiones”, escribió el ensayista Charles D’Ambrosio. 

¿Cómo lograr acercarse a las opiniones con un enfoque flexible y curioso? Aquí tenemos los mejores consejos. 

  • Comparte tus opiniones como fotografías instantáneas.

Tu opinión no es una respuesta final. Es una instantánea de dónde está tu mente en este momento. No es algo que tengas que defender. ¡Ni siquiera es algo que necesitas tener en absoluto! Lo mejor que puedes hacer para mantener tus opiniones agudas y útiles es exponerse a lo nuevo, lo viejo, lo sorprendente y lo interesante.

Si entras en una conversación sin afirmarte con tanta fuerza a tus opiniones, harás que sea más fácil para todos explorar las perspectivas de los demás, en lugar de turnarse para presentarlas y defenderlas. 

¿Cómo haces eso? Ofreciendo tus opiniones como instantáneas de lo que está actualmente en tu mente. Presentarlas como cambiantes y movibles desde el comienzo te da el espacio de revisitarlas y rearticularlas a medida que dejas que se relacionen con las creencias de los demás. No se trata de ser cauteloso ni de restar importancia a tus pasiones, sino de mantenerte abierto, dejarse llevar por el flujo de la conversación y alentar a los otros a relajarse también. 

Así, la próxima vez que alguien te pregunte qué opinas sobre un tema complicado, intenta comenzar tu respuesta con algo como: “Esto es lo que creo en este momento…” o “Bueno, esto es lo que se me viene a la mente mientras lo pienso. Veremos a dónde va…”. 

  • Cambia la pregunta. 

Una forma práctica de pasar del objetivo de probar algo al de aprender algo es cambiar la pregunta a la que estás acostumbrado en una conversación. En lugar de preguntar “¿De quién es la perspectiva que gana?”, pregunta: “¿Qué hace que cada perspectiva sea comprensible?”. Si quieres ser más curioso cuando hablas con personas que piensan diferente a ti, no intentes ganar o cambiar de opinión. Te distraerá de una conversación más interesante y productiva que, dicho sea de paso, será mucho más probable que termine cambiando la opinión de las personas.

Una forma de saber cuándo estás en el modo malo de ganar/perder en una conversación es cuando descubres que sólo estás buscando tu ventaja. Cuando estás buscando algo para sabotear: una debilidad, una equivocación, una contradicción para atacar y explotar. Te ves a ti mismo abusando de la retórica para maniobrar y tender trampas. Te fijas en detalles, te pones exigente con las palabras que usa la otra persona, su coherencia, tan sólo buscando un momento “te pillé”. 

  • Escucha por más tiempo. 

Tu conversación se está calentando y acabas de pedirle a alguien que diga más sobre su opinión contraria. Han comenzado a dar más detalles… pero tú no puedes esperar a que termine para dar tu respuesta. En momentos como estos, un poco de moderación es muy útil.

Escuchar durante más tiempo es una de las cosas más difíciles de hacer en una conversación entre dos opiniones opuestas. ¿Cómo sabes que lo has hecho lo suficiente? Aquí hay una buena regla general: cuando realmente estés ansioso por ofrecer un comentario sobre la opinión de alguien, primero haz una pregunta más.

  • Reconoce los acuerdos. 

Cuando estás conversando con alguien que no está de acuerdo contigo, encontrar algo en lo que estás de acuerdo es como construir un campamento base en la mitad de una montaña: puedes escalar más alto más rápido. Entonces, si escuchas esos puntos de acuerdo, luego inclúyelos en la conversación, y es probable que te dé un impulso a todo el esfuerzo.

  • Desarma los “nudos de pensamientos”. 

Un «nudo de pensamiento» nos referimos a esa agotadora manía por pensar demasiado en algo, empujando tus razones y opiniones hacia las demás personas por tanto rato que ya todos están en sus respectivas esquinas y ya nada tiene sentido.

Sabrás que estás en ese punto cuando observes los siguientes signos de sobre-pensar las cosas: suspiros exasperados, cabezas apoyadas en las manos, ojos en blanco, etc. Dondequiera que creas que vas, no está funcionando.

El error que suele cometerse constantemente en esta situación es tratar de desatar esos nudos pensando y esforzándote aún más cuando, en realidad, lo primero que debes hacer es reiniciar. 

  • Reinicia.

A veces, salir de callejones sin salida en una conversación comienza con empezar de nuevo. Si estás en una conversación en persona, respira. Reajusta la forma en que estás sentado. Los reajustes son como los bostezos: se contagian. En unos momentos, la persona con la que estés hablando también respirará, suspirará, se servirá otro té o una cerveza y, de repente, tendrás un buen final para el combativo o agotador diálogo anterior, y una gran oportunidad para comenzar seminuevo en otro.

Si no estás en persona, intenta comunicar tu descanso explícitamente describiéndolo en tus mensajes de texto. Mira cómo tiene el mismo efecto: “Agarrando un vaso de agua, espera», «Los niños necesitan un chequeo, ya vuelvo”. Luego, dado que probablemente te hayas apoyado mucho en tu mente racional, deja que tu intuición entre en acción. ¿Qué surge como pregunta o punto bueno de la conversación hasta ahora? Ofrécelo y verás adónde te lleva. Un reinicio es como una parada de carrera. No estás fuera de pista. Sólo afinando.

  • Reconoce los puntos buenos. 

¿Quieres cambiar una conversación en la que todos sólo están sumando puntos? Intenta sumar puntos… para el otro lado. Este es otro comportamiento que, cuando lo modelas, puede contagiarse. Si te encuentras pensando «Ese es un buen punto» o «Claro, eso es justo» a cualquier cosa que digan (comienza poco a poco si es necesario. ¡Se desarrolla con la práctica!), ofrece eso antes de hacer tu próxima pregunta o tu próximo punto. Esto agrega esa medida de humildad, ayuda a equilibrar la conversación con respeto y genera menos resistencia para sondear más profundamente dónde se encuentran las perspectivas opuestas.

  • Di que no sabes… cuando no sabes. 

¡Es una locura lo raro que es esto! Pero nada bloquea la escalada de un mal tipo de modo ganar/perder como admitir que no, no lo sabes todo (ni nadie). Un sincero “No sé” es una señal de que no estás en esto para ganar o parecer impresionante. En ese sentido, «No sé» es la respuesta honesta más crítica a una pregunta en una conversación puente entre 2 opiniones opuestas: permite que fluya más curiosidad de quien quiera dejar caer algo de conocimiento.

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Compártelo
Compártelo
Compártelo

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.