¿La gente ya no sabe comportarse en la oficina?

por | Jul 25, 2022 | Nuevas Miradas

Para muchos trabajadores y trabajadoras, ese plan de regreso a la oficina que tanto adelantaron las empresas y los medios durante más de 2 años finalmente se ha materializado. 

Pero la transición no ha sido fácil para todos.

En muchos casos, muchas cosas simples en las que las personas eran buenas antes de la pandemia -desde la preparación de comidas hasta las conversaciones cara a cara y la socialización con colegas- ya no son una segunda naturaleza, porque los trabajadores no tienen práctica

Algunas personas, después de tener un control total sobre sus entornos de trabajo en el hogar, son más ansiosas socialmente y menos tolerantes, con las irritaciones que conlleva estar rodeado de colegas. Mientras tanto, otros pueden estar tan felices de estar en una oficina con colegas que terminan infringiendo las reglas de etiqueta social que solían estar allí.

Las cosas cambiarán, dicen los expertos, a medida que nos acostumbremos gradualmente a volver a estar en un entorno profesional formal. Y, sin embargo, es justo reconocer que ‘estar en la oficina’ ya no es lo mismo que antes: el propósito al que sirve la oficina ahora -y las reglas en torno a nuestros comportamientos en ella- todavía están evolucionando. «No es tan simple como volver a como siempre fueron las cosas», dice la psicóloga organizacional Gemma Roberts, residente en el Reino Unido.

APRENDER A SER ADULTO OTRA VEZ

A medida que los empleados y empleadas regresan, para disgusto de muchos, los comportamientos que alguna vez fueron automáticos se han atrofiado.

Sam ha regresado a la oficina durante 3 meses, pero todavía se despierta preso del pánico los días de oficina sin ropa limpia para ponerse. Como muchos trabajadores, Sam se acostumbró a no necesitar ropa recién planchada mientras trabajaba desde casa. “La mayoría de las veces trabajo en pijama”, dice. Pero eso no es posible en el único día a la semana que ahora viaja a su oficina de Sydney, Australia. “Sigo olvidando que tengo un viaje de 90 minutos, porque estoy tan acostumbrado a trabajar de casa cuando tengo ganas”, continúa. “Se siente como ser un niño, volver a aprender a ser un adulto”.

El cambio del trabajo remoto total a un formato híbrido es un ajuste necesario en la nueva forma de trabajo del conocimiento y, para muchos, ha sido un proceso complicado. A muchos trabajadores les resulta difícil deshacerse de los hábitos de trabajo desde casa que han desarrollado y que ya no pertenecen a la oficina, como asistir a reuniones con clientes en ropa de salón, tomar siestas descaradas a media tarde o incluso pasearse por la habitación para pensar una idea.

Mientras algunos de estos hábitos se disiparán con el tiempo, otros comportamientos requerirán mucho más trabajo intencional, porque no son solo algo que la gente ha dejado de hacer -como no usar pantalones- sino que son comportamientos que hemos olvidado por completo cómo hacer. «Suena muy simple, pero cosas como una pequeña charla casual se han olvidado», dice Roberts. «Si eso no es algo totalmente natural para ti, tendrás que comenzar a aprender esas habilidades nuevamente».

Explica que muchos trabajadores pasan años, a menudo inconscientemente, aprendiendo habilidades interpersonales para poder crear relaciones en la oficina y ayudar al desarrollo profesional. Pero después de 2 años fuera del juego, están más que oxidados. “Te sorprendería saber cuántas personas con las que hablo están preocupadas por volver a la oficina debido a la ansiedad social”, dice Roberts. “Fue una curva de aprendizaje enorme, tener que descubrir cómo construir relaciones sólidas virtualmente durante el encierro”, dice ella. “Y ahora escucho que ciertas personas tienen miedo de ver a la gente cara a cara”.

RECUPERAR LA ETIQUETA

Existe otro factor que afecta la capacidad de los trabajadores para calibrar su comportamiento en la oficina de manera adecuada: el propósito cambiante de la oficina.

Los trabajadores solían ir a las oficinas para hacer ambos aspectos de su trabajo: tanto sus tareas individuales cabeza abajo como su trabajo en grupo. Pero ahora, los días en la oficina en un entorno híbrido a menudo tienen un propósito nuevo y muy específico –fomentar la socialización y la colaboración.

Como resultado, algunos trabajadores se dan cuenta de que sus colegas han perdido la etiqueta, e incluso el decoro, necesarios en un entorno de oficina. Con un enfoque en la socialización, muchos colegas son bulliciosos en formas que no han sido en el pasado, dejando a los que todavía tienen que hacer un trabajo individualizado en situaciones inhóspitas… molestos y frustrados, por decir lo menos.

“Después de estar aislados durante 2 o 3 años, existe una necesidad de conectar a un nivel tan grande que, para quienes regresan al trabajo presencial, la oficina pasa a ser visto como un lugar para finalmente socializar, conectar y compartir ideas”, dice Anna Shen, que trabajó en un informe reciente de Future of Work. “Es casi como si estuvieran compensando en exceso el tiempo que no pudieron verse cara a cara, y parece que han olvidado los modales básicos y las normas sociales”. 

Sin embargo, si bien puede ser cierto que algunos colegas están actuando fuera de lugar en un entorno social de oficina, los trabajadores a los que les molestan las interrupciones también pueden ser más sensibles ahora que antes del cierre de la oficina. Algunos expertos dicen que se han adaptado tan a fondo a sus entornos remotos, construidos exactamente como ellos los quieren, que incluso una cantidad de interrupción «normal» puede ser difícil de aceptar. La tolerancia de la gente por las oficinas de planta abierta va a ser mucho menor. 

NO SE PUEDE VOLVER DIRECTO AL MUNDO

Ahora que hemos visto cómo se atrofian los comportamientos, ¿qué sigue?

Es importante destacar que estos son los primeros pasos en el maratón de regreso a la oficina. Pasará un tiempo hasta que los trabajadores y trabajadoras vuelvan a tener rutinas estables que les permitan restaurar buenos hábitos y cultivar comportamientos que estén correctamente calibrados para el nuevo rol de la oficina.

“Hemos tenido mucho tiempo en el que el mundo ha sido diferente”, dice Roberts. “No podemos volver directamente al mundo. Necesitamos tomarnos nuestro tiempo con esto, debemos comenzar a juntar las piezas para descubrir qué funciona para nosotros como individuos, pero también qué funciona para la organización”.

Positivamente, los expertos dicen que la incomodidad inicial de la oficina no durará para siempre: la pandemia demostró lo buenos que somos para adaptarnos. Los socialmente ansiosos se familiarizarán con trabajar junto a otras personas, mientras que los bulliciosos empleados emocionados de ver a sus amigos también comenzarán a calmarse. Paralelamente, lo que se supone que debemos hacer exactamente en la oficina quedará claro: será diferente para cada empresa, pero las empresas y los equipos establecerán gradualmente nuevas reglas de uso y nuevas reglas de conducta en las oficinas pospandemia.

Por ahora, lo mejor que pueden hacer los empleados y empleadas es hablar y explicar a los gerentes qué se interpone en el camino de su productividad, o qué pasa con un entorno o una rutina que no funciona. “Los gerentes necesitan tener esa información porque nadie ha hecho esto antes”, dice Parry, “así que va a ser mucho aprendizaje”.

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Compártelo
Compártelo
Compártelo

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.