3 formas en que la Realidad Virtual puede mejorar nuestra Salud Mental

por | Feb 21, 2022 | Nuevas Miradas

Uno de cada 4 de nosotros experimentará, en algún momento de su vida, problemas de salud mental. Por lo mismo, aumentar el acceso a tratamiento pasó de ser urgente a crucial. 

Pero lograr esa transformación representa un gran desafío: los y las expertas en salud mental requieren de una preparación extensa, y las formas más efectivas de terapia significan guiar a los pacientes a través de situaciones cotidianas, lo que exige mucho tiempo… y muchos recursos. 

Ofrecer terapias psicológicas a través de realidad virtual (VR por sus siglas en inglés) puede proporcionar una solución. Aquí, te mostramos 3 formas en que la VR podría transformar el tratamiento de salud mental.

  • ENTRENAMIENTO “IN SITU”. 

Las intervenciones terapéuticas más exitosas ayudan a las personas a modificar la forma en que piensan, reaccionan y se comportan en las situaciones que encuentran más desafiantes. Esto podría ser cualquier cosa, desde subirse a un autobús lleno de gente, ir a un evento social o simplemente salir de casa.

Tendemos a recordar mejor la información cuando estamos en el mismo estado físico o mental que teníamos cuando se formó inicialmente la memoria. Esto se conoce como “aprendizaje dependiente del estado”. Si, por ejemplo, queremos que alguien recuerde una técnica que ayudará a reducir su ansiedad mientras compra alimentos, generalmente es mejor visitar un supermercado durante la sesión de terapia para entrenar y practicar la técnica.

Este entrenamiento activo “in situ” rara vez puede ocurrir en los servicios de salud mental debido a factores como el costo y el tiempo. Y es ahí donde la realidad virtual puede ayudar: los entornos de realidad virtual crean simulaciones inmersivas de entornos del mundo real, lo que te permite caminar e interactuar con el entorno como si fuera real. Puedes ingresar a las situaciones que normalmente encuentras desafiantes y aprender técnicas psicológicas para superar tus dificultades junto con un terapeuta, ya sea virtual o de la vida real.

Aunque sabemos que el entorno de realidad virtual es sólo una simulación, respondemos como lo haríamos en el entorno del mundo real correspondiente, tanto psicológica como fisiológicamente. Como resultado, cualquier aprendizaje que se realice en la realidad virtual se transfiere al mundo real. 

  • FLEXIBILIDAD.

La VR no sólo es más práctica, sino que las personas generalmente están más dispuestas a ingresar a versiones virtuales de las situaciones que les provocan ansiedad porque saben que es sólo una simulación. También es más fácil probar repetidamente cosas que son demasiado aterradoras o tal vez demasiado vergonzosas para probar en el mundo real.

Los escenarios de realidad virtual también pueden graduarse en dificultad o incluso personalizarse para cada persona. En un estudio de VR en la Universidad de Oxford, Estados Unidos, sobre el tratamiento del miedo a las alturas, los participantes comenzaron en el atrio virtual de un edificio de 10 pisos y luego pudieron elegir a qué piso ir. La idea era comenzar a practicar en los pisos más bajos, menos aterradores, y avanzar a medida que se sintieran más seguros.

La realidad virtual también permitió a los investigadores hacer que algunos de los escenarios fueran más divertidos para los participantes, como tener tareas en las que rescataste a un gatito o tuviste que reventar burbujas. Esta flexibilidad adicional en la forma en que los participantes pudieron enfrentar su miedo puede ser una de las razones por las que sus reducciones en el miedo a las alturas excedieron las observadas en la terapia de exposición tradicional.

La flexibilidad de la realidad virtual también significa que se puede adaptar para ayudar a tratar una variedad de problemas de salud mental. Se han desarrollado tratamientos de VR para muchas otras fobias, como las arañas, así como para otros trastornos como el estrés postraumático, la ansiedad social, la depresión, los trastornos alimentarios, la psicosis y la adicción.

  • AUTOMATIZACIÓN. 

Quizás la ventaja más significativa de las terapias de realidad virtual es que pueden automatizarse. Esto significa que en VR puede haber un entrenador virtual contigo que explica la terapia y te enseña las técnicas psicológicas para probar.

Por ejemplo, un equipo de psicólogos y psicólogas de la Universidad de Oxford desarrolló un entrenador virtual llamado Nic, que se utiliza en su investigación en curso sobre la VR para el tratamiento de la salud mental. Nic anima a los usuarios y les da ideas de técnicas psicológicas para probar durante el tratamiento.

Los entrenadores virtuales como Nic pueden trabajar como un terapeuta sin que un terapeuta realmente necesite estar presente en cada sesión de realidad virtual. En cambio, un psicólogo graduado o un compañero de apoyo (como alguien que haya vivido una experiencia similar) puede dirigir las sesiones con el usuario, brindando apoyo y orientación junto con el entrenador virtual.

Debido a que hay muchos más psicólogos graduados y compañeros de apoyo disponibles que terapeutas altamente capacitados, la terapia de RV puede ayudar a garantizar que más personas puedan acceder al tratamiento que puedan necesitar, sin demora. También es probable que el tratamiento de realidad virtual sea más asequible por la misma razón.

Las continuas mejoras en el hardware de realidad virtual significan que se está volviendo cada vez más factible y accesible utilizar potencialmente esta tecnología en los servicios de salud mental en un futuro próximo, para el tratamiento de una variedad de afecciones. Si bien nunca reemplazaría a los terapeutas, podría mejorar la cantidad de personas que pueden acceder a la terapia.

Agradecemos a los autores de este artículo, publicado originalmente en The Conversation

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Compártelo
Compártelo
Compártelo

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.