No se trata solo de usar los colores una vez al año

por | Oct 25, 2021 | Espacios de Reflexión

Transformando el mundo para empoderar a las personas

Contenido de expertos en colaboración con Espacio Mutuo

Soy una persona muy activa en LinkedIn, mi red social favorita y dónde recibo muchos mensajes diariamente. Estos suelen venir de personas que venden un servicio o buscan un trabajo. Sin embargo, desde que comenzó la pandemia, las solicitudes de empleo han sido más frecuentes en los últimos meses, y han ido llegando con mayor frecuencia de profesionales LGBT.

Debido a esto, he podido conocer historias de estas personas, muchas que habían reducido sus salarios o incluso perdido sus trabajos, y que, tras el dilema económico, se encontraron sin otra alternativa que volver a vivir con sus familias.

Hasta ahora, no parece gran cosa, ¿verdad? Después de todo, ¿quién no querría comer la comida de mamá todos los días o tener más tiempo para hablar con sus seres queridos? Desafortunadamente, no es tan simple si eres una persona LGBT, y tu familia no te conoce ni te acepta como eres.

La homofobia más dolorosa de todas es, sin duda, la que se comete en casa. Muchas personas deben encontrar en sus familias la fuerza para enfrentar los prejuicios del mundo, sin embargo en otros casos son tratadas como enfermas y sufren de violencia verbal, psicológica y/o física, de exclusión y humillación.

Así como las personas LGBT enfrentan desafíos inimaginables en el hogar, también, en ocasiones, las empresas terminan convirtiéndose en el único entorno que les da la bienvenida y empodera a los profesionales LGBT.

Y, por supuesto, no me refiero a las compañías que pintan sus logotipos con colores del arco iris y envían hermosas comunicaciones internas celebrando el orgullo LGBT, olvidándose de implementar políticas y prácticas antidiscriminatorias para sus empleados.

Según un análisis de las evaluaciones de la empresa realizado por la plataforma Glassdoor, los empleados LGBT están menos satisfechos en el trabajo en comparación con sus compañeros no LGBT, y continúan enfrentándose a microagresiones y situaciones de discriminación.

Una encuesta reciente de LinkedIn de profesionales LGBT mostró que el 25% de los encuestados dijo que habían negado intencionalmente oportunidades de avance profesional (como promociones y aumentos) debido a su identidad de género u orientación sexual.

Afortunadamente, cada vez más empresas contratantes han exigido a las compañías cláusulas específicas de formación periódica en políticas de antidiscriminación y valoración de la diversidad, lo que queda expresamente escrito en un contrato.

Más allá de esto, existen otras estrategias educativas que incluyen paneles y conferencias con personas inspiradoras que tienen la capacidad de influir en mucha gente y cambiar estas mentalidades discriminatorias, también a través de materiales de marketing y todo lo que la creatividad y el presupuesto nos permita. No subestimemos el poder de una pegatina, cadena de insignias o incluso un cartel.

Hacer el bien a través de acciones voluntarias es una de las principales formas de involucrar a los empleados y construir un propósito común en las empresas. Varios estudios muestran que las acciones que impactan positivamente a la sociedad generan un mayor orgullo y un mayor sentido de pertenencia en las personas, por ende, es fundamental que incorporemos estas acciones para cambiar la realidad de estas personas y entregarles la posibilidad de volver a creer en sí mismas nuevamente.

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.

Shares
Share This