Flexibilidad: la garantía para la satisfacción laboral

por | Mar 21, 2022 | Espacios de Reflexión

Transformando el mundo para empoderar a las personas

Contenido de expertos en colaboración con Espacio Mutuo

Tras la disminución de los contagios por Covid, las empresas se vieron enfrentadas a la decisión del retorno a la oficina. Algunas no dudaron en regresar cien por ciento presencial, otras implementaron modelos híbridos de trabajo, y los menos tomaron la decisión de cerrar definitivamente las oficinas para trabajar complemente a distancia. 

Según el estudio “2022 Predictions” de Forrester Research, el 30% de las empresas insistirá en un modelo totalmente presencial, el cual no sería bien recibido por la mayoría de sus trabajadores. En el reporte dicen que producto de esto, la deserción de estas organizaciones se elevará por encima de los promedios de la industria, llegando a tasas de abandono mensuales que aumentarán hasta un 2,5% para 2022.

Llevando el análisis del mismo estudio a números, solo el 10% de las empresas se comprometieron a trabajar en forma totalmente remota. Por otra parte, el 60% de las compañías pasará a funcionar con un modelo híbrido, pero se anticipan grandes errores en su implementación lo que también provocaría renuncias. 

Considerando las cifras mencionadas cabe preguntarse ¿Cuántas empresas en Chile habrán tomado en cuenta la preferencia de sus trabajadores antes de decidir el mejor formato para regresar? Para mí este es un punto crítico para garantizar la satisfacción laboral porque creo que este tipo de políticas ya no se puede decidir unilateralmente. La pandemia modificó nuestros hábitos y comportamientos de manera drástica, al punto de que es complejo pensar que sea posible volver a los sistemas antiguos de trabajo, sin proponer un sistema más flexible.

Cada sistema cuenta con sus beneficios. Mientras el formato presencial nos permite trabajar teniendo una mayor interacción entre las personas de la organización, el teletrabajo por su parte permite reducir los tiempos de traslados y que sean las personas las que administren su tiempo de acuerdo con sus responsabilidades profesionales y personales. Incluso, el teletrabajo es una oportunidad para promover la incorporación de personas con discapacidades físicas o movilidad reducida. Esto no quiere decir que uno sea mejor que otro, sin embargo, creo que la clave es darles la autonomía y confianza a los equipos para decidir el formato más conveniente.

Se trata de empoderar a las personas entregándoles todas las herramientas necesarias para cumplir con sus funciones independiente del formato en el que elijan trabajar. En Oracle, por ejemplo, a pesar de que decidimos postergar nuestro regreso a las oficinas debido al reciente aumento de los contagios en el mundo, se estableció que al regresar serán los empleados quienes en conversación con sus managers escojan si quieren trabajar de manera presencial, remota o híbrida.

Para poder entregar este tipo de posibilidades es importante que las empresas estén dispuestas a invertir en tecnologías que permitan que las personas se integren a la organización como si estuvieran presentes físicamente y que trabajar remoto no se convierta en una desventaja. 

Finalmente, más allá de la tecnología, la efectividad de estos nuevos modelos de trabajo dependerá directamente de la voluntad de las jefaturas y de que éstas empoderen a sus equipos generando relaciones de confianza. Solo así las personas podrán desarrollar sus actividades en plenitud, aumentando su rendimiento y bienestar.

Por la Gerenta General de Oracle en Chile, Soledad Matos

Compártelo
Compártelo
Compártelo

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.