El teletrabajo podría ser perfecto… si aprendemos a liderar en un entorno laboral remoto

por | Ago 17, 2020 | Empresas que cambian

Este año lo cambió todo, especialmente en cuanto al trabajo. Pasamos de tener múltiples reuniones presenciales a lo largo de la jornada y de viajar regularmente desde la casa a la oficina y viceversa, a no tener ningún tipo de contacto físico con nuestros colegas en meses, y en cuanto a los traslados… posiblemente nadie cuente como “viaje” ir desde la cama al escritorio en el hogar.

LA VERDAD DEL TELETRABAJO

Si bien en marzo los expertos celebraban las ventajas del teletrabajo, tales como la autonomía, ciertos grados de flexibilidad (como el uso de pantuflas en reuniones laborales) y la posibilidad de contar con más tiempo de calidad familiar, trabajar desde casa viene acompañado de sus propios desafíos.

Las empresas se están dando cuenta que, después de todo, el trabajo remoto no es perfecto: concluir los proyectos está tardando más tiempo, la colaboración es más difícil, y los nuevos empleados están teniendo problemas para integrarse a los equipos

Sobre todo, esos altos índices de productividad verificados al comienzo del trabajo remoto ahora ya se han estabilizado y, por el contrario, las personas comienzan a sentirse fatigadas. En ese contexto, hay una pregunta que se vuelve urgente: ¿Eso descarta el teletrabajo como una modalidad eficiente para prevenir el contagio de COVID-19?…NO, pero desafía a las jefaturas

¿Qué pueden hacer los y las líderes empresariales para asegurarse de que las personas se sientan comprometidas y conectadas, a pesar de no tener experiencias cara a cara? Acá te brindamos 3 consejos:

1. TRANSMITE ENERGÍA

Afrontémoslo: aunque no salgamos de casa, la pandemia nos demanda más energía que una jornada laboral normal.

Antes del coronavirus, tu energía probablemente era más duradera que ahora. Madrugar, largos viajes en el transporte público para llegar a la oficina, largas y exigentes reuniones, quizás uno que otro vuelo a otra región o país para concretar algún proyecto. 24 horas completas en movimiento, y tú apenas cansado.

Hoy, la jornada laboral desde casa puede dejarte igual de exhausto, pero lo provocan otros factores. Por un lado, sentarse en un lugar para conectarse facilita llegar a las reuniones a tiempo, pero la falta de cambios en el entorno, de actividad física, de conexiones espontáneas y de estimulación en general también nos agota.

Debemos despejar los factores que generan estrés en este nuevo contexto. En lo inmediato, ¡capacitar!, y entregar apoyo a quienes necesitan entender cómo utilizar una nueva plataforma o herramienta tecnológica.

 Quizás la principal clave, mirando esto en forma individual, es que necesitamos descubrir cómo recargar y restablecer nuestra energía faltante, para a u vez poder apoyar a nuestros colaboradores a resolver este problema para ellos también. Necesitamos darles permiso para salir a caminar o llamar a un amigo para una charla rápida. Los síntomas se verán diferente en todos, pero debemos reconocer conscientemente cómo nos sentimos y descubrir qué nos mantiene con energía y motivados, especialmente cuando trabajamos en un ambiente laboral bastante aislado, como es el teletrabajo.

2. REFUERZA LA ESTRUCTURA

En casa, las distracciones son abundantes. Puedes imaginar por qué: la vida personal y profesional se superponen. El perro, los niños, la pareja, el correo, la ropa sucia y esa pila interminable de platos. Es importante priorizar la organización para mantenernos concentrados

Por ejemplo, si necesitas hacer llamadas, es peligroso hacerlo en función de tu “tiempo libre”, porque es posible que ese tiempo libre nunca se presente. La cantidad o calidad del trabajo no puede disminuir debido a nuestro medio ambiente. El tiempo libre DEBE ser planificado.

Los líderes deben ayudar a las personas a encontrar la mejor manera de crear estructura, organización y seguimiento. Puede parecer básico, pero el orden no es algo que se pueda descartar. Y no se trata de tener un fondo divertido para tus reuniones por Videollamadas – eso es superficial. Crear un plan de juego real, una estrategia concreta para la estructura del día a día es vital para el éxito.

3. CREA CONEXIONES CONSCIENTES

Pregúntate a ti mismo y discútelo con otros líderes que conozcas: ¿cómo estás ayudando a tus colegas? ¿A tus empleados y empleadas? ¿Cómo estás empoderando a tus trabajadores esenciales, haciéndolos sentir comprometidos y seguros?

Conectar con otros es más difícil que antes, al no poder compartir el mismo espacio físico. Si pre-COVID era tan fácil como pasearse alrededor de los pasillos de la oficina, chequear cómo estaban los demás y ofrecer ayuda personalmente, hoy esos esfuerzos deben ser intencionales y conscientes si queremos continuar creando conexiones significativas.

Suena complicado, pero te sorprendería: afortunadamente la mayoría de las personas quieren conectarse. Aquellas compañías que han implementado videollamadas grupales han descubierto el lado más vulnerable de sus trabajadores: las personas ansían compartir sus experiencias, incluso aunque signifique admitir sus ansiedades, temores y preocupaciones.

Por lo mismo, no es momento de hacer suposiciones acerca de cómo se sienten los demás, ya que nuestras suposiciones probablemente se equivoquen. Un líder debe ser proactivo, intencional y consistente en la creación de oportunidades para conectar.

Ser un gran líder en el ambiente laboral remoto significa ayudar a las personas a revitalizarse, reorganizarse y conectarse de manera significativa. Estas acciones son invaluables para crear una cultura sostenible y exitosa de teletrabajo y, dado que trabajar desde casa aparece como una situación que se prolongará para muchos en el tiempo, cuanto antes dominemos el liderazgo en este mundo físicamente distante, será mejor para todos nosotros.

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.

Shares
Share This