El tamaño no importa: Bienestar Laboral en emprendimientos y empresas pequeñas

por | Feb 3, 2020 | Empresas que cambian

¿No te enteraste? La cultura del trabajo, en la que las personas terminaban sobrecargadas, agotadas y odiando sus empleos, ya pasó de moda. En cambio, el wellness o bienestar laboral se ha transformado en la tendencia favorita de las compañías y empresas de la última década, con programas de autosuperación y poderosas innovaciones de salud. 

Sin embargo, considerando que el bienestar laboral se ha transformado en un negocio de 4,2 trillones de dólares, puede ser difícil determinar qué sirve y qué no. El sitio de contenidos norteamericano sobre temas de emprendimiento Entrepreneur consultó con el Dr. Ron Goetzel, científico y director del Instituto de Estudios de Salud y Productividad de la Universidad Johns Hopkins, quien ha dedicado su vida a investigar, efectivamente, eso mismo: qué funciona y qué no sirve al momento de implementar programas de bienestar laboral en el trabajo. 

¿Cómo se mide el éxito de estas técnicas? Tradicionalmente, mediante el retorno de inversión (ROI por sus siglas en inglés), que representa el ahorro de la compañía en seguros de salud y asistencia de los y las empleadas, dado el nivel de inversión que han puesto en iniciativas de bienestar. Pero Goetzel señala que cada vez más investigadores están considerando otra medida del éxito: el valor de la inversión (VOI en inglés), por sobre el ROI. “Es difícil ponerle un valor monetario a la felicidad y la motivación, a la atracción y a la retención de talento”, explica el científico. “Por lo que muchas compañías piensan ahora en el VOI. Si están gastando dinero y manteniendo sanas a las personas – no sólo físicamente, sino que mental, social, intelectual y espiritualmente – ¿cuál es el valor? La prioridad número uno de las empresas es, generalmente, el compromiso. ¿Está la gente viniendo a trabajar y amando su trabajo, sus colegas, su jefe? Y en último lugar, ¿estoy bajando mis costos en seguros de salud? 

En Estados Unidos, el 60% de las personas dicen encontrar “malo” o “mediocre” a su trabajo, a pesar de que muchos tienen más de uno. La tasa de desempleo está más baja que nunca, pero los índices de depresión, suicidio y adicción van en aumento. Las generaciones más jóvenes tienen estos datos muy claros, y han comenzado a exigir a sus empresas mayor responsabilidad social. 

De la gran variedad de oferta en bienestar, ¿qué merece la inversión? Aquí algunas de las sugerencias del Dr. Goetzel para integrar la salud y el bienestar a tu negocio. 

En lugar de un programa de bienestar, crea una “cultura de la salud” total. Debes ver el bienestar como una parte intrínseca de la cultura de la compañía, y no solo como un paquete de beneficios aparte del trabajo en sí. Para trabajadores y trabajadoras saludables debes considerar todo aspecto de su bienestar: físico, emocional, intelectual, financiero, social, espiritual. 

Para generar esta cultura de la salud, existen 3 categorías de iniciativas por implementar. Políticas, las cuales funcionan como guías, tales como horarios flexibles, procesos de feedback, y post/prenatal. Programas que funcionan como incentivos opcionales como clases (cocina, ejercicio, tecnología) y servicios profesionales (nutricionistas, consejeros financieros). Y apoyo ambiental, lo cual se refiere a hacer el esfuerzo de rodear a los y las empleadas por opciones más saludables: escaleras v/s ascensores, agua v/s bebidas gaseosas, luz natural v/s luz artificial. 

Sé el ejemplo. El compromiso de los líderes es el primer paso para la formación de esta cultura de bienestar en la empresa, para hacerla realidad y no sólo quedarse en la teoría. Si el jefe está mandando mails a las 4 am, no está dando un buen ejemplo. En cambio, cuando el jefe se pasea por la oficina a la hora de salida y le dice al equipo, “es hora de irse, vayan a sus hogares, con su familia, con sus amigos”, marca la diferencia. 

La comunicación es clave desde el comienzo. El feedback es esencial para asegurarse de que las iniciativas de salud están siendo bien recibidas y ayudando a quienes tienen que ayudar. Sobre todo en empresas pequeñas, pregúntale a los y las trabajadoras lo que necesitan. ¿Quieren aprender a cocinar de manera saludable? ¿O aprender a ejercitarse bien? ¿Quieren yoga o deporte aeróbico? Así, cuando se les presente el programa, a la base estará el mensaje, “los escuchamos, esto lo que entendimos, estos son los pasos que seguiremos”. Continuar evaluando es importante, y conversar con los empleados y empleadas, preguntarles qué opinan, si les ha servido, si están satisfechos, son preguntas significativas. 

Construye un ambiente saludable. Las influencias del entorno tienen un gran impacto en los estados de ánimo y las decisiones. ¿Tienes ensaladas y opciones saludables en la cafetería? ¿Es más fácil conseguir agua que una Coca Cola? ¿Qué tienes en el mesón de salida, galletas o manzanas? Motiva a las personas a moverse dentro del espacio de trabajo. Potencia las escaleras con música o cuadros para hacerlas más atractivas que los ascensores. El Dr. Goetzel incluso se encuentra a favor de las siestas en el trabajo, una tendencia que ha causado bastante revuelo. Un descanso de 30 minutos por su puesto que mejorará la productividad, en su opinión. 

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.

Shares
Share This