Cómo ser feliz, parte III: RELACIONES

por | Feb 17, 2020 | El Valor de Vincularse

Tendemos a ser más felices cuando conectamos con otras personas. 

Rodéate de gente feliz

Estudios demuestran consistentemente que nuestra propia felicidad está asociada a la felicidad de otros. Sabemos esto gracias al Framingham Heart Study, un estudio masivo que comenzó en 1948 que ha seguido a tres generaciones de participantes. El estudio fue diseñado para identificar factores de riesgo para enfermedades al corazón, lo cual ha resultado en toneladas de salud, comida, estado físico, estrés, problemas familiares y felicidad. 

Para medir la felicidad, el estudio Framingham le preguntó a las personas cuántas veces experimentaron ciertas emociones durante la semana anterior: 

  1. Sentí optimismo por el futuro. 
  2. Me sentí feliz. 
  3. Disfruté la vida. 
  4. Sentí que era igual de bueno o buena que otras personas. 

Científicos de Yale decidieron extraer esa información para estudiar la felicidad y las relaciones sociales. La estructura de la investigación les permitió rastrear cambios en la felicidad a lo largo del tiempo. Y debido a que los científicos que diseñaron el estudio querían hacer un seguimiento de las personas, le pidieron a los participantes que identificaran a sus parientes, sus amigos cercanos, lugar de residencia y lugar de trabajo. El resultado fue el panorama completo de las redes sociales de los participantes.  

Tras analizar la data, los investigadores de Yale llegaron a un número de conclusiones con respecto a la felicidad:

  • La felicidad de las personas depende de la felicidad de las demás personas con las que están conectadas. 
  • Las redes sociales tienen agrupaciones de gente feliz y gente infeliz. 
  • La felicidad de una persona se extiende por tres grados de separación – esto significa que puede influenciar (o ser influenciado por) sus amigos, los amigos de sus amigos, y los amigos de las personas que son amigos de sus amigos. 
  • Las personas que están rodeadas por mucha gente feliz tienen más probabilidades de ser felices en el futuro. 
  • Cada nuevo amigo feliz aumenta tu posibilidad de ser feliz en un 9%. 
  • La geografía importa. Nuestra felicidad aumenta cuando vivimos cerca de nuestros amigos y familiares. 

Los gatos y perros nos hacen felices

Psicólogos realizaron una serie de experimentos para determinar el rol de las mascotas en nuestra felicidad. Descubrieron que los dueños de mascotas eran más felices, más sanos y mejor adaptados que aquellos que no tenían mascota. Los dueños de mascota declararon recibir tanto apoyo de sus mascotas como de sus familias. Además, quienes eran más cercanos emocionalmente con sus mascotas tendían a tener relaciones más profundas con los humanos en sus vidas. 

Quienes tenían un perro y sentían una conexión fuerte con su mascota eran más felices y sanos. Y en un ejercicio expresivo de escritura, escribir acerca de mascotas era tan efectivo como como escribir acerca de un amigo, cuando se trataba de mantenerse alejado de sentimientos de rechazo, de acuerdo al reporte publicado en la Asociación Psicológica Norteamericana.

Puedes ser feliz solo

Muchas personas consideran sus matrimonios como fuentes de felicidad. Eso está muy bien, pero no significa que no serás feliz hasta estar casado o casada. 

En un estudio de 24,000 personas en Alemania, por más de 15 años, investigadores descubrieron que casarse sólo gatilla un pequeño golpe de felicidad, medido como un 0,1 en una escala de 11 puntos totales. Por su puesto, hubo mucha variación entre los individuos. Algunas personas fueron mucho felices después del matrimonio; y tristemente, algunos fueron mucho menos felices tras casarse. La conclusión es que si ya eres una persona feliz, no ganarás mucha felicidad extra con el matrimonio, probablemente porque ya posees una red social abundante. La compañía extra que obtienes del matrimonio no tendrá un impacto profundo en tu felicidad en general. 

Al mismo tiempo, si no tienes fuertes relaciones sociales, sí obtendrás mayor felicidad de estar en pareja. Al mismo tiempo, una persona casada con redes sociales limitadas sufrirá más luego de un divorcio o de la muerte de su pareja. Esto es lo que sabemos de las relaciones y la felicidad: 

  • La personalidad individual tiende a influenciar la felicidad en general, ya sea estando casado/a o no. 
  • Las personas felices tienen más probabilidad de contraer matrimonio.
  • El matrimonio gatilla un fugaz golpe de felicidad, pero luego de dos años, todos vuelven al nivel de felicidad que tenían antes de casarse. 
  • Mientras más aislado seas hoy en día, más felicidad obtendrás del matrimonio. 

La lección: Mejorar todas tus conexiones sociales y relaciones es bueno para la felicidad. Pero incluso aunque estés soltero o soltera, o no tengas un matrimonio pleno, aun así puedes mejorar tu felicidad al nutrir tus amistades y conexiones sociales.

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.

Shares
Share This