3 consejos para tener mejores conversaciones y más profundas

por | Mar 28, 2022 | El Valor de Vincularse

Nos ha pasado a todos: te sientas a cenar con un viejo amigo para ponerte al día. Estás compartiendo una anécdota cuando suena su teléfono. Sus ojos se mueven hacia la pantalla y desliza su dispositivo en su regazo para enviar una respuesta.

La mayoría de nosotros ha estado en ambos lados de este escenario, y si bien puede parecer inofensivo, este tipo de distracciones durante nuestras interacciones diarias pueden hacer que las personas se sientan ignoradas o sin importancia, fragmenten nuestra atención y dañen nuestras relaciones. Por otro lado, la investigación muestra que la escucha activa (centrarse completamente en nuestro compañero de conversación para comprender realmente su mensaje) puede ayudarnos a anticipar problemas, resolver conflictos, ampliar nuestro conocimiento y generar confianza.

Como cualquier habilidad, la escucha activa se puede practicar y cultivar. Aquí hay 3 formas claves para convertirse en un mejor oyente:

  •  Guarda tu teléfono (y otras distracciones). 

¿Alguna vez has abierto el correo electrónico de tu trabajo con una película en segundo plano mientras también estás enviando mensajes de texto a un amigo? Cuando realizamos múltiples tareas (conocido como “multitasking”), nuestra atención se divide entre múltiples flujos de información, y no somos buenos para asimilarlo todo.

En su TED Talk, el músico y presentador del podcast «Song Exploder», Hrishikesh Hirway, compara el multitasking con «intentar escuchar una canción mientras cantas una canción diferente en tu cabeza». Como él señala, “No puedes hacerlo, o no puedes hacerlo bien. Y no puedes apreciar completamente lo que otra persona dice si estás pensando en otra cosa”.

Esto podría no ser un gran problema cuando hay poco en juego, como si estuvieras viendo televisión mientras tejes una bufanda. Pero cuando las tareas son más complejas, como mirar televisión mientras envías mensajes de texto a un amigo que está pasando por una crisis o estudiando para un examen, la multitarea puede tener un impacto negativo. Si realmente quieres ser un oyente activo y empático, debes guardar tus dispositivos y estar completamente presente. Y sí, sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo. “El instinto de realizar varias tareas a la vez es muy difícil de apagar, pero es muy importante que lo hagas”, dice Hirway.

Nuestras distracciones tampoco son siempre externas. Los estudios han demostrado que la mente divagadora -cuando tu enfoque se aleja del momento presente y se dirige a tus pensamientos y sentimientos internos- puede conducir a una disminución del estado de ánimo, el rendimiento de las tareas y la comprensión de lectura. Entonces, cuando te encuentres distraído o soñando despierto durante una conversación, sólo reconoce que está sucediendo y regresa a lo que está ocurriendo justo frente a ti.

  • Refleja lo que acabas de escuchar. 

Una gran parte de la escucha activa es justamente escuchar. Pero los mejores oyentes no son sólo estatuas que absorben información, también saben qué decir y cuándo decirlo.

QUÉ HACER:

  • Hacer preguntas. Plantear preguntas aclaratorias o abiertas le dice a la otra persona que estás prestando atención y la alienta a elaborar. También puede ayudarlos a obtener nuevos conocimientos y explorar caminos en los que no habían pensado anteriormente.
  • Resumir. Parafrasear periódicamente el mensaje de la otra persona puede ayudarla a sentirse vista y escuchada y generar confianza. Para ello, utiliza frases como “Lo que te escucho decir es…” o “Puedo entender cómo esa situación podría hacerte sentir como…”.
  • Escucha sin juzgar. Haz que la otra persona se sienta apoyada y segura, y no juzgada. Esto significa aceptar sus creencias, valores y experiencias, incluso cuando son diferentes a las tuyas.

QUÉ NO HACER:

  • Ceder a la presión de llenar los silencios. Aunque las pausas en una conversación pueden parecer incómodas, los silencios cumplen una función: brindan tanto al hablante como al oyente el espacio para procesar la información que se comparte. En última instancia, esto puede conducir a conversaciones más profundas y reflexivas.
  • Saltar con tu propia historia. “Solía ​​pensar que esta era en realidad la mejor manera de demostrar que realmente estaba escuchando”, dice Hirway. «Alguien me decía algo y yo decía: ‘Eso me recuerda a esto que me pasó’, y luego contaba toda mi historia». En su lugar, mantente comprometido sin que todo se trate de ti.
  • Deja que tu cuerpo hable por ti también. 

“También creo firmemente en el poder de la comunicación no verbal”, dice Hirway. “El simple hecho de asentir con la cabeza es una forma de hacerle saber a la otra persona que estás comprometido y también los invita a seguir adelante y decir más. Ese tipo de silencio intencional y comprometido les hace espacio”.

La comunicación no verbal -las formas en que expresamos pensamientos o mensajes sin hablar, como nuestras expresiones faciales, movimiento corporal, postura, contacto visual o tacto- puede ser tan poderosa como lo que decimos en voz alta.

Eso es porque nuestras expresiones faciales reflejan nuestros estados internos, y esta es una habilidad social vital que comenzamos a desarrollar desde una edad temprana. De hecho, los estudios muestran que los bebés tienen una preferencia visual por las caras, especialmente aquellas con los ojos abiertos y una mirada directa.

Si bien es importante tener en cuenta que existen diferencias culturales en la comunicación no verbal, aquí hay algunos conceptos básicos:

  • Hacer contacto visual. El contacto visual directo es una habilidad de comunicación no verbal fundamental: indica un vínculo saludable entre madres e hijos e impacta la confianza entre pacientes y médicos. En pocas palabras: mirar a alguien a los ojos mientras habla indica que estás interesado y lo invita a seguir compartiendo. Los expertos recomiendan usar la regla 50/70: trata de mantener el contacto visual el 50% del tiempo cuando habla y el 70% del tiempo cuando escucha.
  • Tener una postura abierta. Los oyentes activos a menudo se inclinan ligeramente hacia la otra persona o inclinan la cabeza. Por otro lado, si le das la espalda o miras hacia otro lado mientras habla, es probable que parezcas desconectado.
  • Espejo de expresiones faciales. Reflejar las emociones de la otra persona puede mostrarte empatía. Y cuando sus expresiones faciales no coinciden con lo que están diciendo, por ejemplo, sonreír mientras le cuentan sobre un desafío pasado, puede parecer que no estás prestando atención o que no lo estás tomando en serio.

En última instancia, ser un gran oyente requiere práctica, y es posible que no siempre lo hagamos bien. Pero si puedes recordar estos sencillos pasos, estarás bien encaminado. «Sé abierto a nuevas ideas. Deja de hacer varias cosas a la vez”, dice Hirway. “Hazle saber a la otra persona que estás comprometido y hazlo sin desviar tu atención de ella y volverla hacia ti”.

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Compártelo
Compártelo
Compártelo

Regístrate y cuéntanos más de tu empresa.

Así podremos enviarte artículos más relevantes para ti.

Has sido agregado con éxito a Espacio Mutuo.