Necesitamos tiempo para aburrirnos

Necesitamos tiempo para aburrirnos

La cuestión del aburrimiento lleva preocupando a la humanidad desde la Antigüedad. Los guerreros de las gestas homéricas lo sufrían en los periodos entre batallas. Platón temía ser aburrido para los demás, como se rumoreaba que lo era su maestro. Séneca se torturaba...
Compártelo
Compártelo