6 trampas que se devoran todo tu tiempo

por | Oct 24, 2022 | Nuevas Miradas

Hay un 80% de probabilidad de que seas una de las personas más pobres del mundo. Pero no – no nos referimos a tu cuenta bancaria. 

No hablamos de poco dinero, sino de poco tiempo: tienes demasiadas cosas que hacer y poco tiempo para hacerlas. 

La pobreza de tiempo afecta a todas las culturas y atraviesa todos los estratos económicos. Es decir, la mayoría de nosotros nos sentimos así. En 2012, alrededor del 50% de los trabajadores estadounidenses informaron que «siempre tenían prisa» y el 70% «nunca» tenían suficiente tiempo. En 2015, más del 80% dijo que no tenía el tiempo que necesitaba.

Y si te preocupa que se trate de algún problema del primer mundo y que todos deberíamos simplemente superarlo y avanzar… te equivocas. La pobreza de tiempo es un problema serio, con costos significativos para los individuos y la sociedad. Los datos que numerosos estudios han acumulado muestran una correlación entre la pobreza de tiempo y la percepción de llevar una vida miserable. Las personas que tienen poco tiempo son menos felices, menos productivas y más estresadas. Hacen menos ejercicio, comen más alimentos grasos y tienen una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares. ¿Por qué? Porque la escasez de tiempo nos obliga a hacer concesiones: en lugar de preparar una cena nutritiva, tomamos unas papas fritas y una bebida gaseosa y masticamos sin pensar mientras miramos nuestras pantallas.

POR QUÉ NOS SENTIMOS MÁS POBRES QUE NUNCA

La explicación más obvia es que simplemente pasamos más tiempo trabajando que las generaciones anteriores, pero la evidencia no respalda esta teoría. Los diarios de tiempo muestran que el tiempo libre de los hombres en los Estados Unidos, por ejemplo, ha aumentado de 6 a 9 horas por semana en los últimos 50 años, mientras que el de las mujeres ha aumentado de 4 a 8 horas por semana.

¿Por qué, entonces, nos sentimos más pobres de tiempo que nunca?

La pobreza de tiempo no surge de un desajuste entre las horas que tenemos y las horas que necesitamos; resulta de cómo pensamos y valoramos esas horas. Es tanto psicológico como estructural. Estamos incesantemente conectados. Cuando llega el tiempo libre, no estamos preparados para usarlo, así que lo desperdiciamos. O nos decimos a nosotros mismos que no deberíamos tomar un descanso, así que seguimos trabajando.

El primer paso para volverse inteligente con el tiempo es identificar las trampas de tiempo en nuestra vida. Estas son, te las presentamos:

TRAMPA DE TIEMPO #1: La tecnología hace añicos nuestras horas.

La tecnología nos ahorra tiempo, pero también nos lo quita: esto se conoce como la “paradoja de la autonomía”. Adoptamos tecnologías móviles para obtener autonomía sobre cuándo y cuánto tiempo trabajamos, pero, irónicamente, terminamos trabajando todo el tiempo. 

Largos bloques de tiempo libre que solíamos disfrutar ahora son interrumpidos constantemente por nuestros dispositivos: notificaciones, correos electrónicos, alarmas, mensajes de texto. Esta situación nos sobrecarga cognitivamente y fragmenta nuestro tiempo de ocio de una forma que dificulta su uso.

Además del tiempo que nos quita responder a cada una de las burbujas que aparecen en nuestro celular (puede ser hasta el 10% de nuestro tiempo de ocio, aunque siempre consideramos que es menos), su efecto más invasivo es la forma en que fragmenta una hora de ocio. Lo más probable es que estas interrupciones se distribuyan aleatoriamente a lo largo de su hora, de modo que la hora de ocio se convierta en varios fragmentos más pequeños, a veces de solo 5 o 6 minutos de duración. Incluso si tienes la disciplina para no responder o no responder muy rápido, las interrupciones socavan la calidad de esos momentos de ocio al recordarte todas las actividades que podrías o deberías estar haciendo.

Lleva tiempo recuperarse cognitivamente. Las personas terminan disfrutando menos de su tiempo libre y, cuando se les pide que reflexionen sobre ello, estiman que tenían menos tiempo libre del que realmente tenían. La aniquilación de nuestras horas libres nos hace sentir aún más empobrecidos de lo que realmente estamos.

TRAMPA DE TIEMPO #2: Nos concentramos demasiado en el dinero. 

Otra trampa es una obsesión cultural con el trabajo y ganar dinero. Se nos enseña, incorrectamente, que el dinero (y no el tiempo) traerá mayor felicidad. Las investigaciones muestran que el dinero protege contra la tristeza pero no compra la alegría. Una vez que ganamos suficiente dinero para pagar nuestras cuentas, ahorrar para el futuro y divertirnos un poco, hacer más dinero contribuye poco a nuestra felicidad.

Tener dinero definitivamente nos protege del estrés. Cuando tu auto se descompone, el dinero brinda una solución. Y tener efectivo a mano incluso brinda tranquilidad en ausencia de una crisis. Pero evitar resultados negativos es diferente de crear otros más felices. Además, una vez que las personas ganan mucho dinero, empiezan a pensar que les va peor en la vida: cuando nos hacemos ricos, empezamos a comparar nuestras vidas con las de personas aún más ricas que nosotros.

Una cultura obsesionada con hacer más dinero cree, erróneamente, que la forma de volverse más rico en tiempo es enriqueciéndose financieramente. Pensamos: “Trabajaré duro y ganaré más para poder permitirme más tiempo libre más adelante”. Esta es la solución incorrecta. Centrarse en perseguir la riqueza solo conduce a un mayor enfoque en la persecución de la riqueza.

TRAMPA DE TIEMPO #3: Menospreciamos nuestro tiempo.

Debido a una obsesión cultural con el dinero, muchas personas protegen su dinero de formas que son contraproducentes para la abundancia de tiempo.

En una encuesta, el 52% de las personas que estaban cómodas económicamente, pero extremadamente pobres en tiempo (padres que trabajan con hijos pequeños) dijeron que preferirían tener más dinero que más tiempo. Cuando se les preguntó cómo gastarían un premio hipotético de $100 para aumentar su felicidad, solo el 2% de los padres que trabajan dijeron que gastarían este dinero para ahorrar tiempo, por ejemplo, en la entrega de comestibles. Las personas que claramente podían darse el lujo de valorar el tiempo (personas que tenían una abultada cuenta en el banco) todavía dijeron que preferirían tener más dinero.

Es difícil para nosotros medir el valor del tiempo. Incluso si estamos haciendo una mala compensación entre tiempo y dinero -como desviarnos dos kilómetros de nuestro camino para ahorrar 10 pesos por litro de bencina- no parece una mala elección. Eso es porque realmente no sabemos el valor del tiempo que tomó.

TRAMPA DE TIEMPO #4: Consideramos estar ocupados como un símbolo de estatus.

Más que nunca, nuestras identidades están ligadas al trabajo. Los mejores datos muestran que las personas que viven en los Estados Unidos buscan cada vez más en el trabajo -no los amigos, la familia o los pasatiempos- para encontrar un propósito. En una encuesta de 2017, el 95% de los adultos jóvenes dijo que tener una “carrera agradable y significativa” era “extremadamente importante” para ellos.

Dada la importancia que le damos al trabajo, el ajetreo en el trabajo conlleva un estatus. Lo usamos como una insignia de honor. Queremos ser vistos como el empleado que trabaja más horas, incluso cuando estas horas no son productivas.

La inseguridad financiera también impulsa el trabajo, y va en aumento. A medida que la sociedad se vuelve más desigual, las personas se sienten cada vez más inseguras sobre su futuro financiero, independientemente de su estado actual: a los que les va bien les preocupa lo bajo que podrían caer. Aquellos que luchan para llegar a fin de mes temen quedarse más atrás.

La mayoría de nosotros nos las arreglamos trabajando más y tratando de ganar más dinero. Y nos sentimos culpables por gastar dinero en cosas que nos hacen felices, como salir a cenar o ir de vacaciones. Para empeorar las cosas, resulta que los empleadores en su mayoría recompensan el culto al trabajo. Las investigaciones muestran que los empleados que se jactan de trabajar sin parar y de estar extremadamente ocupados son vistos por otros como mejores trabajadores que tienen más dinero y prestigio, incluso si no es así. Incluso se cree que son más atractivos físicamente.

Incluso si te sientes bien en el momento en que alguien ve el correo electrónico que enviaste el sábado a las 8:30 pm, este comportamiento contribuye a una vida poco saludable e infeliz.

TRAMPA DE TIEMPO #5: Tenemos una aversión al ocio. 

Incluso si viviéramos en una sociedad perfectamente igualitaria, todavía nos crearíamos estrés de tiempo porque los seres humanos no estamos hechos para el ocio.

Los investigadores llaman a esto aversión a la ociosidad, y nos hace hacer cosas extrañas. Dan Gilbert, profesor de psicología en Harvard, colocó a algunos estudiantes universitarios en una habitación vacía y no les dio nada que hacer. Muchos prefirieron aplicarse descargas eléctricas leves a quedarse solos con sus pensamientos. Otro estudio mostró que los padres que trabajan se sentían «aburridos» y «estresados» durante las actividades de ocio, lo que indica que incluso los que tienen menos tiempo entre nosotros no saben cómo relajarse.

La tecnología puede ayudarnos a evitar estar solos con nuestros pensamientos, pero es una trampa que contribuye al estrés y la pobreza de tiempo. Estar constantemente conectados a nuestros dispositivos impide que el cerebro se recupere, mantiene elevados nuestros niveles de estrés y nos saca del presente.

De hecho, se ha demostrado que la ociosidad es valiosa y puede aumentar la riqueza de tiempo. Los beneficios físicos y mentales de desconectar el cerebro son mucho más valiosos que el estrés creado por mantener la mente ocupada en todo momento.

TRAMPA DE TIEMPO #6: Creemos que tendremos más tiempo mañana del que realmente tendremos. 

La mayoría de nosotros somos demasiado optimistas acerca de nuestro tiempo futuro. Creemos erróneamente que tendremos más tiempo mañana que hoy. Esto a veces se conoce como la «falacia de planificación». 

Estadísticamente, el mejor predictor de cuán ocupados estaremos la próxima semana es cuán ocupados estamos ahora. Nuestras mentes frecuentemente olvidan este punto importante y nos engañan haciéndonos creer que tendremos más tiempo más tarde que ahora. Este exceso de optimismo significa que somos arrogantes con nuestros “sí” – decimos que sí a un exceso de actividades y compromisos, incluso para cosas pequeñas que no queremos hacer. También queremos decir que sí: lo vemos como una forma de superar la ociosidad y sentirnos productivos, conectados, valorados, respetados y amados.

¿Pero de dónde viene el tiempo para cumplir estos “sí”? Desde el tiempo de ocio que podríamos estar utilizando para sentirnos más acomodados, claro. Irónicamente, el ajetreo perpetuo socava los objetivos que nos propusimos alcanzar con todo nuestro ajetreo en primer lugar.

Por Equipo Espacio Mutuo

Mutual de Seguridad

Compártelo
Compártelo